A los pocos días de instalarme de forma permanente en San Francisco, mi roomate me prestó la novela “The Grapes of Wrath”, obra maestra de John Steinbeck y que relata la migración de muchos norteamericanos del midwest hacia la dorada costa de California. Mientras leía el libro, la revista Forbes anunciaba a finales de setiembre la lista de las personas más ricas de Estados Unidos. A día de hoy, casi el 20% de ellos reside en California.

Gold Rush Map CaliforniaDesde la época de los colonizadores, California siempre fue considerada una tierra de oportunidades. A mitad del siglo XIX la fiebre del oro atrajo a unos 300.000 “forty-niners” (incluyendo chinos, europeos y latinoamericanos) en búsqueda del preciado metal. Se estimaba que una buscador podía ganar entre $60 y $70 al día. Esta situación económica, mucha empresas y emprendedores hicieron negocio aprovechando el efecto network. Además de los vendedores de palas, picos (a $30 cada uno) y cubetas que hicieron más dinero que los buscadores, un caso singular es el del alemán Levi Strauss y sus conocidos pantalones jeans originalmente diseñados para las tareas propias de los buscadores de oro.

Curiosidad
Contrariamente a lo que se pueda pensar, el nombre de “Golden Gate” o la “puerta dorada”, fue bautizada por el explorador, capitán,  pathfinder, político, topógrafo y escritor John C. Frémont un par de años antes de que empezara la fiebre del oro en el 1848. El origen proviene de la palabra griega Chrysopylae (puerta de oro) y lo utilizó porque la entrada a la bahía le recordaba al puerto de Chrysoceras (o cuerno de oro) en Estambul.

The Grapes of WrathVolviendo a la obra de John Steinberg, el autor relata la situación vivida tras la depresión americana del 29 y el lado más cruel de la crisis. La novela realiza una dura crítica al modelo capitalista que desembocó en una situación de inestabilidad, no solo económica, sino también social y que conllevo una alarmante perdida de los valores humanos. Durante la novela vemos como la desesperación por sobrevivir, la codicia del hombre y el maltrato por parte de los poderosos desembocan en situaciones propias de sociedades incivilizadas. El final de la novela es realmente duro (distinto al de la película).

La época en la que transcurre la novela (década de los 30) coincide con un momento de fuerte crecimiento  en California, y por tanto, de grandes oportunidades para el progreso y el trabajo. Mientras Wall Street era el epicentro de la crisis financiera, los únicos bancos que no cerraron estaban ubicados en California. Un caso muy significativo fue el de Wells Fargo, cuyos recursos obtenidos en la época de la fiebre del oro (pero con mayoría de depósitos en plata) le otorgaban una solvencia por encima del resto de entidades financieras.

Building the Golden Gate Bridge

También coincide con la época en la que se llevó a cabo la construcción de las principales obras de la ciudad: El puente de Bay Bridge (1936), el puente del Golden Gate Bridge (1937), y la isla de Treasure Island (construida con los escombros de agujerear Yerba Buena Island) que albergó la exposición internacional Golden Gate (1939-40).

Como comentaba al inicio de este post, coincidiendo con la lectura de este libro, la revista Forbes publicaba su ranking anual de las 400 personas más ricas de los US. De la lista, observamos que 77 de los 400 hombres más ricos de los US viven en California, de los cuales 40 residen en la zona de Bay Area. A pesar de que NY encabeza la lista de ciudades con 64 ricos, la revista Forbes afirma que San Francisco y alrededores presentan la concentración más alta de gente rica. En términos de oportunidades para inversores, el área de Silicon Valley representa casi el 40% de la industria de venture capital en Estados Unidos. California tiene un producto interior bruto (GDP) cercano a los $2.000B de dólares, el mayor de cualquier estado de los US. Si fuera un país independiente, seria la séptima potencia mundial, justo detrás de Francia ($2.230B)

La atracción de California ha sido y sigue siendo muy poderosa para mucha gente. El crisol de razas y culturas, junto con el nivel de recursos, capital humano y preparación hacen que sin lugar a dudas California siga siendo un gran lugar para vivir y trabajar.  Como hemos observado en otras épocas y John Steinberg nos refleja en su obra, a veces la crueldad humana ha superado a la ficción, pero esperemos que nunca más se repitan las situaciones que “The Grapes of Wrath” nos muestra, y seamos capaces de crear provecho respetando los valores de todos y cada uno de nosotros.