Hay una cita que tengo guardada en la memoria y que ayuda a explicar el ecosistema tan fértil y dinámico que podemos observar en Silicon Valley. La cita proviene de una analogía que David Siegel publicó en su libro “Futurize Your Enterprise”  (gracias a Joost Van Nispen por su recomendación allá por el año 2000) como introducción al capítulo sobre “Cyber Synergy”

David Siegel utiliza los bosques tropicales como analogía de la nueva economía, el cambio, la evolución, la innovación, en contraste con la mayor “quietud” de los milenarios bosques continentales. Os paso la adaptación/traducción de la misma que utilizaba hace casi diez años en mis cursos de eBusiness.

Temperate ForesatImagínate caminando por un viejo bosque en algún lugar de Montana. Abetos y pinos que nacieron en el siglo XVIII se alzan hacia el cielo. Cada pulgada de tierra tarda 200 años en formarse, y hay 36 pulgadas debajo de tus pies. Las estaciones cambian de forma drástica pero previsible. Los arboles pueden soportar temperaturas extremas con diferencias de casi 70 grados, pero solo si la transición es lenta y progresiva. En todo el estado de Montana habrá quizás unas 5,000 especies de plantas, insectos, pájaros y animales. En las cimas del cañón, un glaciar se desliza desde la cima en una velocidad de un metro al año.

Cada 400 años, los arboles se hacen tan altos que no permiten que la luz solar alcance el suelo. Muchas de las especies más pequeñas mueren. Los arboles se secan y se tornan quebradizos. Fortuitamente puede haber un incendio. La ceniza resultante proporciona un medio rico y fértil para el crecimiento de las nuevas semillas y aparecen unas pocas nuevas especies. Los nuevos arboles empiezan a crecer, reinstaurando el largo y lento ciclo del bosque templado.

Rain ForestAhora tomemos un avión rumbo a Ecuador, y luego subamos a un jeep durante 10 horas camino de Yasuni National Park. Aquí las cosas son muy distintas. Los arboles de la especia dosel alcanzan los 90 metros de altura. El suelo está casi en la completa oscuridad. La tierra apenas tiene unas pulgadas de espesor. Sentados en la ribera de un arroyo podemos observar más de 700 tipos de arboles y más de 40,000 especies de plantas y animales. Rosas que crecen tan altas como jirafas. Hay hierbas que crecen casi un metro por día. 60 metros encima del suelo podemos encontrar flores capaces de almacenar tanta agua como para poder bañarse dentro. Y hay cangrejos (si, cangrejos) que viven en estos tanques de agua. Hay arañas que comen pájaros, ranas e incluso ratas, flores del tamaño de una camioneta, roedores que pesan tanto como un adolescente, serpientes que pueden volar, mosquitos que chupan la sangre de otros mosquitos, hormigas más grandes que tu puño, murciélagos del tamaño de un niño de 10 años, y polillas del tamaño de este libro.

Comparado con el bosque templado continental, la selva tropical es un mundo completamente distinto, deslumbrante en su complejidad, pero feroz en su velocidad de cambio. La diversidad es la clave para sobrevivir. El bosque tropical causa su propio clima y sus turbulencias.  Muchas especies pasan toda su vida sin tocar el suelo. Nada dura mucho tiempo. Los arboles crecen disparados, maduran como gigantes y caen al suelo o se desintegran, creando oportunidades para que miles de especies compitan por la luz solar que su caída ha permitido asomar. El siempre cambiante entorno proporciona vida a nuevas especies cada día, incluso si el hombre extingue más de 30 especies de bosque tropical en las mismas 24 horas.

Espero que os haya gustado esta cita publicada en el año 1999!