Hace unos días me convertí en “Zipster”. No es ninguna tribu nacida de una moda o un estilo de vida. Los Zipster somos los usuarios de la compañía Zipcar.

Zipcar - Wheels when you want themPara aquellos que no lo conozcáis, Zipcar es una empresa que ofrece alquiler de coches en un formato de alquiler compartido. La empresa empezó hace 10 años en Boston, y rápidamente se ha ido extendiendo a otras ciudades, no sólo en US. Actualmente, Zipcar está presente en más de 60 ciudades y núcleos urbanos en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Hasta hoy, Zipcar ha atraído más 65 millones de dólares de inversores (incluyendo 10 millones de Benchmark Capital y 20 millones de General Electric) y con rumores de una posible salida a bolsa en año que viene!

El proceso de registro como cliente lo realicé en persona en una de las pocas oficinas que tienen repartidas por US (sólo 9 y una justo a un par de calles de mi casa : ). Fue un proceso rápido, de apenas 10 minutos, donde además de la cuota de membresía, decido que seguro anual quiero pagar. Además, por el hecho de disponer de una licencia de conducir de uno de los estados de US, la validación fue más rápida, y en apenas un par de horas ya tenía todo en regla y mi tarjeta Zipcard plenamente activada en mi bolsillo. El servicio no está restringido a conductores con carnet norteamericano, pero hacerlo utilizando un carnet extranjero puede conllevar un mayor tiempo de validación (creo que no supera los 3 o 4 días).  La tarjeta Zipcard actúa como llave de apertura y cierre del coche, mediante un lector RFID situado en la luna delantera del automóvil. Tras su uso, cada coche recoge las horas de uso y el kilometraje, que es enviado a un servidor central vía conexión wireless para su control.

ZipcarComo usuario puedo ver la disponibilidad de coches y reservar por internet, por teléfono o por iPhone, (desde el mes pasado) el automóvil que más me convenga por horas, y pagar únicamente por el uso, con un límite de 180 millas al día, unos 290km (por cada milla extra pago algo menos de medio dólar). El servicio me incluye el coste de la gasolina e incluso el pago de los peajes, algo muy útil si quieres cruzar por algunos de los puentes que comunican la península con otras zonas como Marin County, Napa, o East Bay. Además, muchos de los coches vienen con adaptador para el reproductor MP3, y así poder disfrutar de tu música mientras conduces.

El coste de alquiler depende del tramo horario (noche, fin de semana), y el modelo  de automóvil. El precio por hora puede ir desde los $6 hasta los $13.5, o un promedio de unos $60 al día. Uno de los mayores beneficios, además de no pagar gasolina,  ni peajes, ni mantenimiento, es la comodidad de disponer de muchos coches muy cerca y a cualquier hora y día. A menos de 500 metros de mi casa puedo disponer de más de 4 parkings y más de 20 coches distintos. Incluso si viajo con otro amigo que sea Zipster, los dos podemos conducir el automóvil sin ningún cargo extra. En términos económicos, se estima un ahorro de unos 5.000 dólares al año para el usuario en comparación con la compra de un coche. Otras fuentes afirman que cada Zipcar equivale a reducir la circulación de 20 coches, con el beneficio en términos de eficiencia económica, reducción de la contaminación y menor saturación en las carreteras.

A fecha de hoy, somos  casi 300.000 Zipsters y disponemos de una flota de 6.000 vehículos. También tienen programas especiales para empresas y universidades. El éxito de este modelo (similar al bicing de Barcelona pero con coches) ha hecho que aparecieran competidores nacionales como U Car Share o locales como City CarShare, también muy extendidos en San Francisco, pero a priori más enfocados inicialmente a estudiantes universitarios. En su espíritu innovador, Zipcar lanzó el pasado Febrero un proyecto piloto con las autoridades de San Francisco para ofrecer vehículos híbridos (Toyota Prius) y la necesaria infraestructura de puntos de recarga para poder enchufar el coche, justo enfrente del edificio del Ayuntamiento.

Sí mamá, me he hecho Zipster!