Hola,

Si vives en esta parte del mundo o la has visitado, y si además tienes un mínimo interés “techie” (desde simple usuario hasta un autentico freaky) posiblemente habrás comprobado como la tecnología se manifiesta en cualquier espacio de la ciudad, en manos de muchos de sus habitantes. Sin lugar a dudas la eminente presencia de la tecnología y las innovaciones es una de las características diferenciales de Silicon Valley.

Hace un par de días, en mi trayecto matutino (8.14am) con el Caltrain de San Francisco a Hillsdale, me quedé observando a las personas con quien coincidía el tren. De las 9 personas que estábamos en el mismo compartimento, 7 estábamos utilizando el iPhone (ninguno estábamos llamado), otra iba leyendo en su Kindle y el noveno pasajero andaba dormido. Empíricamente podemos afirmar que casi el 80% eran usuarios de smartphone (el doble de la media US y 4 veces la media Europea).

Sé que es una muestra muy sesgada (gente de 25 a 35 años, habitantes de San Francisco y que trabajan en empresas de Silicon Valley) y que difícilmente encontraremos en cualquier parte del mundo, pero es precisamente este alto grado de adopción de la innovación la que me hizo pensar sobre la realidad de Bay Area.

Bass Diffusion ModelIntentando encontrar una explicación racional, recordé el famoso modelo de difusión de Bass que aprendí de la mano del Prof. Mohanbir Sawhney cuando estudié en Kellogg School of Management. Para los que no conozcáis este modelo econométrico, y de forma muy simple comentaros que es una fórmula basada en una relación lineal entre innovadores e imitadores, y que permite calcular el tamaño de un mercado y la curva de adopción de un nuevo producto, tecnología o servicio. Las dos principales variables que dan sentido a esta fórmula son: p, que indica el grado de adopción de la innovación, y q, que refleja el grado de imitación de esta innovación, fruto del efecto viral. Estos coeficientes están en función de la industria (por ej. Telefonía/Smartphone) y de aspectos demográficos (edad, zona geográfica).

No he logrado obtener datos p y q de Silicon Valley pero sin duda en temas tecnológicos deben ser de los más elevados a nivel mundial. Es decir, la adopción de la innovacion es muy elevada, pero además hay un efecto multiplicador y viral por la imitación (vaya, que en Bay Area la gente se deja influenciar mucho por la publicidad y los amigos). Sin duda, es un tema muy interesante y que requeriría un posterior post con más datos y detalles. Por ejemplo, ver cómo influye la mayor frecuencia y cantidad de eventos de emprendedores, el mayor gasto en publicidad e información en los medios sobre tecnología, la multiculturalidad del entorno, tus propios compañeros de tren, etc. Pero en definitiva, con esta primera reflexión he intentado dar una explicación científica sobre la capacidad de Bay Area de ser un perfecto laboratorio para cualquier tecnología y el mejor caldo de cultivo para desarrollar y testar nuevas ideas.

Anuncios