Wine 2.0En el norte de California se unen dos de las mayores industrias mundiales: la tecnología y los vinos. Por una parte tenemos Silicon Valley, centro mundial de las principales empresas tecnológicas, de internet y de 2.0. Esta zona presenta un ecosistema idílico para emprendedores en temas digitales, con una potente infraestructura, recursos y amplia oferta de servicios volcados en la web 2.0, redes sociales y comunidades.

Por otra parte, las zonas de Napa Valley, Sonoma Valley, y algo más al sur, Mountain View y Santa Cruz, son algunas de las principales áreas norteamericanas de producción de vino. La calidad y variedad de sus caldos está siendo cada día más reconocida a nivel mundial. Además representan un interesante atractivo turístico para miles de visitantes de la zona.

La mezcla de estas dos industrias, su juvenil y emprendedora energía y su visión de mercado global, crea un cocktail explosivo para la industria de vino 2.0. En esta tierra donde la adopción de la innovación es tan dinámica, es fácil ver ejemplos de bodegas y productores de vino que utilizan las redes sociales como Facebook (St. Supéry, Peju y Flora Springs promovieron una visita conjunta a las 3 bodegas para sus seguidores en dichas red), que se relacionan con sus clientes y prospecto a través de twitter (anuncios de Twisted Oak, promociones y descuentos de TheRidgeWines, o nuevos recorridos y degustaciones con hoponthewineline.com), que utilizan las aplicaciones móviles (Napa Wineries, Velvet Vine) o como los amantes del vino se unen en comunidades online como meetup.com (el grupo de San Francisco Wine Lovers tiene más de 1.600 seguidores).

Wine 2.0Un buen ejemplo de uso coordinado de varios canales 2.0 con fines comerciales lo pudimos observar hace apenas un mes con la campana“Cabernet Day” promovida por la bodega St. Supéry. Además de las ventas logradas (más de 250 cajas de vino, con una facturación de casi 40.000 dólares), el efecto viral conseguido fue muy alto. Previamente al día de la celebración, anunciaron la promoción a través del grupo de Meetup que crearon, logrando que mas de 70 personas visitaran físicamente las bodegas el día del evento. A ellos se unieron más de mil usuarios online que fueron publicando mensajes en redes sociales como Facebook o Twitter, registrando su actividad en aplicaciones de geo-localización como Foursquare o Gowalla, y publicando sus fotos y videos en Flickr y YouTube.

El ecosistema innovador y emprendedor ha generado una creciente oferta de empresas dirigidas a ofrecer servicios 2.0 a la industria vitivinícola. Como muestra de la madurez podemos observar varias empresas de tecnología creadas en la zona y que desarrollan software y aplicaciones dirigida a las necesidades de las bodegas y empresas productoras de vino, como AMS, eWinery Solutions, Elipsys o WineWare Software. Otro ejemplo es la creciente concurrencia de redes sociales, agregadores de precios y comunidades exclusivas para el sector y que tienen sus oficinas en Bay Area: BottleNotes, WineZap, OpenBottles y The OpenWine Consortium, entre otras.

Finalmente, más allá de toda la tecnología que he ido apuntando en este post, cabe recordar que beber vino es frecuentemente un acto social. Estas nuevas herramientas 2.0 nunca podrán reemplazar el placer de abrir una botella de vino y compartirla con tus amigos. Sin embargo, estas herramientas están reforzando la parte de comunidad, el descubrimiento y el aprendizaje, para hacer que las charlas, las discusiones y todo lo que envuelve la cultura del vino sea aún más inolvidable.

Anuncios