Hoy leía una interesante noticia sobre un grupo de estudiantes de ingeniería de la Universidad de Washington que han desarrollado una aplicación basada en Kinect para realizar operaciones quirúrgicas asistidas por robots. Sé que en el MARLab del SRI están desarrollando soluciones mucho más evolucionadas (con un alto presupuesto y científicos de altísimo nivel), pero me ha llamado la atención el poco coste y la rapidez para realizar este  piloto con una tecnología aparentemente dirigida al gran público.

Microsoft inicialmente se ha centrado en el mundo de los juegos en su plataforma Xbox, pero ya empieza a mostrar aplicaciones para la gestión de Windows Media Center  sin necesidad de control remoto. En términos de negocio, Kinect vendió más de 400.000 en las primeras 24 horas, 1 millón en los 10 primeros días, y más de 8 millones en los dos primeros meses, superando las cifras de introducción del iPad.

Dentro de esta espiral inicial vimos como Google ofrecía premios a las mejores demos y aplicaciones de código abierto y en Linux para Kinect. E incluso hace unos días aparecía en prensa la noticia que Johnny Chung Lee, desarrollador de Kinect , dejaba Microsoft y se traslada a Mountain View para trabajar en Google,… aunque al parecer el verdadero padre (Alex Kipman) sigue en Redmond.

Minory ReportTras despertar inicialmente el interés de los hackers (en noviembre ya se disponía de drivers “Open Kinect”), es de esperar que el ecosistema de desarrolladores se verá potenciado por la oferta de Microsoft de su kit para desarrolladores (SDK). Además se rumorea la futura comercialización del chip (en open source) que se utiliza en el sensor de Kinect, de manera que podría utilizarse en otros dispositivos.

Este inagotable torrente  de hechos, noticias, rumores y proyectos relacionados con esta nueva tecnología de Microsoft parece indicar que estamos asistiendo al nacimiento de la próxima killer application.

He empezado este post viendo opciones para aplicar Kinect  a la medicina, y que pueden ampliarse a otros campos como la rehabilitación y terapias, pasando por la telemedicina, visitas (y doctores?) virtuales, hasta la formación y entrenamiento, e incluso algunos apuntan practicas psicológicas y neurocognitivas. Pero sin lugar a dudas las capacidades de Kinect para reconocimiento de voz, facial y de movimiento están desatando una oleada de innovaciones entre programadores, ingenieros y creativos que no paran de experimentar mas allá de su inicial aplicación al mundo de los juegos… hasta la Nasa se plantea utilizar el Kinect para videconferencias y conmpartir ficheros en 3D.

Tantos (e importantes) movimientos en el mundo Kinect nos plantea preguntarnos ¿qué tendrá en mente Microsoft?

  • completar el proyecto Natal (ver video al final de este post),
  • lanzar un AppStore para aplicaciones Kinect,
  • adentrarse en un mundo propio de Minority Report.

Esto se pone muy interesante.

Anuncios