febrero 2011


Quizá sea por las horas y momentos que Pandora me ha acompañado en estos últimos 4 años, y de su capacidad de sorprenderme y descubrir nuevas canciones y nuevos músicos. No sé, pero la verdad es que le pillas algo de cariño y es por esto que esta noticia anunciando su preparación para saltar a bolsa me haya llamado la atención por encima del resto.

El pasado viernes la empresa Pandora inició los trámites para saltar al parqué bursátil. Esta noticia sin duda sitúa a Pandora como una de las primeras de la lista de compañías de Bay Area (encabezadas por facebook, twitter, LinkedIn) que se espera eclosionen en Wall Street en los próximos 12 meses.

PandoraCuando me mudé a Chicago en el 2006 tuve la oportunidad de descubrir Pandora,  un servicio de radio y recomendación por internet únicamente accesible en Estados Unidos, y desde el principio he sido un usuario fiel. La empresa nació en Oakland en el 2005 fruto de los desarrollos del proyecto Music Genome Project, con el que se pretendía descodificar y estructurar el arte musical en base a 400 atributos. Esto permitía clasificar las obras en base a propiedades más allá de los grandes géneros musicales (Pop, Rock, Jazz, Blues, Clásica,…) y permitir grados de indexación y comparación más avanzados para detectar similitudes. En base a esto nació Pandora Radio.

Para los que no conozcáis el servicio, brevemente os explico su funcionamiento: Cuando accedes al servicio, tú creas una “estación de radio” que no es más que una lista personal que se inicia indicando una canción o artista. Automáticamente el sistema te ofrece obras cuya coincidencia de “genoma” son del gusto del oyente. La aplicación te permite votar a favor o en contra de la nueva canción propuesta permitiendo al sistema aprender de tus gustos reales. También te facilita la posibilidad de compartir tus listas con otros usuarios y redes sociales, escucharlas en tu móvil (la aplicación de Pandora ha sido una de las mas descargadas en smartphones). E incluso marcas de automoción como Ford, Mini o Mercedes, y fabricantes como Pioneer o Alpine permiten el acceso a Pandora Radio en el coche (recuerdo una charla de Joe Kennedy, Presidente y CEO de Pandora en mi escuela donde afirmaba que su objetivo en 5 años era acaparar el 25% de la cuota de mercado radiofónico, compitiendo con las estaciones de radio por satélite como Sirius XM).

Desde la óptica de negocio, la empresa ha pasado por momentos críticos, desde la subida de los costes por royalties en el 2007 que casi le empuja al cierre, o la crisis del otoño del 2008 (donde redujo la plantilla un 15%), hasta momentos de altísimo crecimiento como los 2 millones de descargas de su aplicación para iPhone en apenas 5 meses, multiplicar por 3.6 el número de usuarios desde 2009 hasta alcanzar los 80 millones, así como triplicar las ventas (de $30M en los 9 primeros meses de 2009, hasta los $90M en el mismo periodo del 2010). Actualmente acapara el 50% del tiempo de música online, con más de 2 billones de horas de música, 800.000 canciones y 80.000 artistas.

Pandora presenta dos grandes líneas de ingresos: la publicidad (el 86% de las ventas) y las subscripciones. Como podemos observar su principal gasto está en el pago de los royalties (content acquisition es el 50% del total de ventas, aunque antes era del 70%) y eso hace que actualmente presente  pérdidas. No se espera que tenga beneficios al menos hasta el 2012, tal y como se muestra en la siguiente tabla

Pandora Financial Statement

(Fuente: Techcrunch)

Mercado de Radio OnlineEl mercado de la música online ha mostrado siempre una alta dificultad en la búsqueda de modelos rentables, debido a la propia estructura de la industria y la presencia de alternativas gratuitas. Hemos asistido a grandes éxitos como iTunes y fracasos como eMusic o Zune Marketplace, o modelos con menor resultado del esperado (número de subscriptores) como Rhapsody o Napster. Actualmente hay multitud de opciones de radio online como el avalado modelo europeo de Spotify, la viralizada Last.fm, los widgets ubicuos de playlist.com, el polémico modelo P2P de GrooveShark, la incógnita de Rdio de los creadores de Kazaa y Skype (que acaban de levantar $17.5 millones), o el “millón de canciones” sin restricciones de su vecina de Berkeley MOG. Incluso los buenos amigos barceloneses de BMAT con su producto “Ella” son una de las referencias en este campo a nivel mundial.

Con la posible salida a bolsa la empresa pretende obtener $100 millones, con una estimación de ventas $120M y un múltiplo de 10, arrojando una valoración de $1.2B. Recordemos que hasta la fecha han logrado $56 millones en capital riesgo, siendo la última ronda de $35 millones de la mano de Greylock (inversores también en LinkedIn, facebook, Digg, Groupon y Zipcar). Habrá que ver a que dedican el dinero: ¿pagar deudas y accionistas?, ¿incrementar presencia en nuevos dispositivos?, ¿expansión internacional allende US?, ¿recomendaciones mas allá de la música?. Y cómo afrontarán los riesgos de un modelo aun por demostrar, las capacidades de monetización, la creciente competencia en el sector y en la publicidad, así como la evolución en la legislación de la industria.

Interesante reto para mi apreciada Pandora

A pesar de las colinas, San Francisco es una ciudad con gran afición a las bicicletas. Se estima que más de 30.000 ciudadanos utilizan cada día la bicicleta como principal medio de transporte, representando el 6% de todos los recorridos diarios realizados en la ciudad. Un 16% de todos los sanfranciscanos (unos 120.000) afirman utilizar la bicicleta al menos una vez a la semana.

Existe una asociación denominada SF Bicycle Coalition con 12.000 miembros y que lleva 4 décadas trabajando con las entidades de transportes y administración pública para concienciar y mejorar la convivencia de los ciclistas en la ciudad. El apoyo de las administraciones, del condado y del ayuntamiento se refleja en la existencia de un Comité consultivo en temas de ciclistas (Bicycle Advisory Committee) con representantes de cada distrito y que trabaja codo con codo con el SF Bicycle Coalition.

Google Maps Bicycling OptionGoogle Maps te ofrece la opción “Bicycling” como medio de transporte al calcular rutas de un punto a otro en la ciudad. También se han popularizado rutas como The Wiggle que te permite cruzar la ciudad (desde SoMa a Golden Gate Park) evitando las colinas.

Todos los convoys de Caltrain destinan un par de vagones para ciclistas y sus respectivas bicicletas. El BART tiene reglas específicas para el transporte de bicicletas, limitándolas en las horas de mayor afluencia de pasajeros. Los autobuses y minibuses incluyen un porta bicicletas en la parte delantera para transportar un par de ellas en cada trayecto

Al igual que en otras ciudades del mundo, en San Francisco se ha celebrado un par de años el Bike to Work Day, donde el pasado mes de mayo se logró que entre 150,000 y 200,000 ciudadanos utilizaran la bicicleta para ir al trabajo, e incluso alcanzado el 75% del tráfico en la calle Market (una de las principales arterias de la ciudad y que une centros de trabajo en SoMa, downtown y el distrito financiero)

Hay varias docenas de grupos de facebook y meetup groups de amantes del ciclismo, e incluso se celebra una Bike Party. Y hace unas cuantas décadas a pocas millas al norte, en Marin County, se reunieron por primera vez los pioneros del actual mountain bike.

Aquí nació Timbuk2 y sus famosas mochilas estilo ”mensajero” para llevar tu iPad

Pero lo que me ha empujado a relatar este breve post ha sido el siguiente cartel que refleja de forma divertida la cultura ciclista que existe en la ciudad:

 

Bikes of San Francisco

Bikes of San Francisco

Quizá sea el clima, la conciencia por el respeto al ecosistema, el interés por la salud y la práctica deportiva, la influencia de los hipster, o un poco todo lo que explique esta realidad. Falta el Bicing.