Esta semana se celebra en San Francisco el encuentro mundial organizado por la Asociación Internacional del Clubs Deportivos. Precisamente el pasado mes de enero la revista The Daily Beast publicaba que la ciudad del Golden Gate era donde más se gastaba al año en cuidado personal, salud y belleza, proclamándola como la ciudad de la vanidad y el narcisismo.

Según la International Health, Racquet and Sportsclub Association, San Francisco es la ciudad donde los habitantes gastan más en su cuidado personal y belleza. El estudio destaca que más de la mitad (50.3%) de los residentes en la ciudad de la bahía están en su peso ideal.

Personal Care InfographicEl ciudadano de San Francisco destina un promedio de $111 mensuales en spa, gimnasios y productos de cuidado personal, por encima de ciudades como Boston (aunque este supera a San Francisco en % de habitantes inscritos en los gimnasios, con un 23.2%), Nueva York o Los Ángeles. Otros estudios sitúan a San Francisco en 6ª posición en el consumo de productos de belleza  (tal y como muestra el gráfico de la izquierda), estando la lista liderada por Austin, quizá debido a su naturaleza juvenil como ciudad universitaria. En comparación con Europa, San Francisco está $500 al año por encima de los británicos e italianos. ¿Y los españoles? Según el estudio, estamos en la cola aunque progresando.

bay to Breakers CentennialSin dudas San Francisco tiene un especial interés por los deportes. En la ciudad es fácil ver gente practicando jogging y ciclismo en las calles y parques. Hay varios centros para jugar a fútbol y pistas públicas para practicar el tenis. Incluso este año la popular carrera de Bay to Breakers cumplirá 100 años, siendo la carrera organizada más antigua de los US. Además, el entorno ofrece espacios inmejorables para practicar deportes de mar como el surf y el kyte surf, y actividades de montaña como el hiking, el ski, y el mountain bike. Pero todo esto no requiere de gimnasio y por eso me sorprende que también lidere el ranking de gasto en tratamientos de spa, gimnasio y productos de belleza. Cierto es que la ciudad muestra altos ingresos per capitacon altas posibilidades de generar riqueza, y consiguientemente con recursos para gastar en temas de cuidado personal. Pero de aquí a que San Francisco se considere la ciudad de la vanidad me parece algo exagerado, y más si lo comparamos con ciudades aparentemente mas “show up”, y con mayor número de cirujanos plásticos como serían Los Angeles o Miami.

Para mi San Francisco es una ciudad más deportista que vanidosa.

Anuncios