La irrupción de las redes sociales es un fenómeno que ha pasado a formar parte del día a día de muchos de nosotros. En anteriores post he comentado como distintos estudios analizaban el efecto psicológico del uso (y abuso) de las redes sociales. Ahora este problema se acentúa en la población más débil, los niños.

Facebook DepressionEn US el 75% de los adolescentes utilizan redes sociales y el 22% reconoce conectarse unas 10 veces al día. La omnipresencia de los medios 2.0 en internet y en el móvil está generando una nueva manera de relacionarse para los niños, donde gran parte de su desarrollo social y emocional tiende a cristalizarse en dichas redes. En el lado negativo, el inherente efecto viral incrementa el alcance y repercusión de las burlas y ofensas, alcanzando a más gente y durante más tiempo. Un ejemplo muy duro pero que está logrando visibilidad en las redes es el caso de la estudiante de 8º Aley Pollack, y sus incontestables lamentos por el acoso sufrido en su escuela de Connecticut, tal y como muestra el siguiente vídeo.

La American Academy of Pediatrics dentro de su estudio sobre el impacto de las redes sociales en niños, adolescentes y familia, ha acuñado el concepto Facebook Depression como un riesgo (junto al cyberbullying y al sexting). La APP ha elaborado una guía para que los doctores sepan cómo actuar ante el impacto de las redes sociales. La verdad es que el mayor riesgo se muestra en niños que ya han presentado alguna tendencia previa a la depresión o la ansiedad, multiplicando en lo positivo y en lo negativo los síntomas, los sentimientos y las reacciones, incluso originando el aislamiento social de algún niño.

La AAP recomienda no más de dos horas al día de uso del ordenador para el ocio de los hijos, y que los padres ayuden a sus hijos a ver ambos mundos (online y offline) como un conjunto, explicando las ventajas de ambos, guiando por un buen uso de las redes, por ejemplo, evitando la publicación de comentarios o mensajes que puedan herir a otros compañeros de clase.

En este video de la MSNBC podéis ver la entrevista a la doctora Gwenn O’Keeffe, co-autora de este estudio y los comentarios de la doctora en pediatría Lisa Thornton.

Doctors warn about Facebook use and teen depression

No quiero descargar toda la responsabilidad en los padres, ni imputar a una sociedad norteamericana con alta tendencia a resaltar los problemas infantiles (los casos de ADD infantil se han multiplicado por 10 en los últimos 25 años) pero nunca debemos culpar al mensajero del mensaje. Una atención por parte de los padres en el uso que sus hijos hacen de las redes y la educación sobre unos valores de respeto al prójimo ayudarían a disminuir las probabilidades de generar estados de depresión y ansiedad. Hoy se estima que 1 de cada 3 chicos afirma que se han reído de algún compañero de clase a través de las redes sociales.

Finalmente, añadir que el estudio de la AAP también expone una larga y sólida lista de beneficios del uso de las redes sociales para los niños y adolescentes, tanto en términos de socialización, aprendizaje y acceso a información.

Anuncios