mayo 2011


Hola,

Gracias a un link que en su momento me envió Jose Mateos (@JoseMateos) de un artículo de Broke_Ass Stuart sobre la vida en San Francisco, me ha parecido divertido reflejarlo en mi blog.

La descripción de los estereotipos, la manera como Stuart los define y la caracterización de las ilustraciones que aquí os muestro son elaborados y expuestos con una buena dosis de humor:

Living in SF means

Según Stuart, entre muchas de las generalizaciones sobre los habitantes de San Francisco, cabe señalar el hecho de trabajar para una startup y/o una ONG, la idiosincracia de los distintos barrios (desde la Mission hasta Sunset), el ir y venir de amistades, la búsqueda de la mínima excusa para salir disfrazado y celebrar algo, la escasez de taxis, la melancolía cuando estás lejos de la ciudad, y en definitiva, mil detalles que hacen esta ciudad única.

Sin lugar a dudas, para todos aquellos que hayáis vivido en esta maravillosa ciudad, estoy convencido que habéis identificado claramente muchas de las afirmaciones apuntadas por Stuart 🙂

Anuncios

El pasado 7 de Mayo The New York Times publicó un artículo sobre el curso: “The Facebook Class” en Stanford, liderada por el Prof. D. BJ Fogg en el trimestre de Fall de 2007. Sin lugar a dudas es uno de los mejores ejemplos que ayudan a mostrar perfectamente la orientación emprendedora y el ecosistema Universidad, empresa e inversores que converge en Silicon Valley.

El Dr. BJ Fogg es el responsable del Persuasive Technology Lab en Stanford. Su objetivo es generar conocimiento de cómo los productos informáticos (ya sean websites o dispositivos móviles) pueden ser diseñados para cambiar el comportamiento y creencia de las personas. El ha denominado a todo este concepto como captología.

The Stanford Facebook ClassSu larga experiencia y amplitud de aplicaciones en su laboratorio hace que Prof. Fogg cada año explique una nueva asignatura. Fruto de su investigación en el impacto y la psicología de Facebook, deseaba analizar los factores persuaden a los usuarios a descargarse una aplicacion y utilizar un servicio. Como parte de este proyecto lanzó su “clase facebook” donde los alumnos solo tenían los deberes de desarrollar y lanzar aplicaciones en facebook.

Algunos datos interesantes:

  • 120 preinscritos a la clase, pero limitaron el número a 75 alumnos y un equipo de 7 profesores colaborando en las tareas.
  • Generaron 16 millones de usuarios (entre 50 apps) en un trimestre. El time to market es sencillamente espectacular (8 semanas). Una de las apps generó 5 millones de usuarios en apenas 5 semanas.
  • Se lograron más de 20M de usuarios, y casi un millón de usuarios activos al día. 6 de las apps se colocaron en el top 100 de Facebook.
  • El trabajo en grupos multidisciplinares (ingenieros, informáticos, alumnos del GSB) de 3 personas fue una clave del éxito, además de la inherente colaboración entre los equipos compartiendo consejos, código, experiencias. Por encima de ello se destaca la capacidad de ser flexible y de aplicar la prueba y error como mejor opción que un exceso de análisis o aferrarse a una única idea.
  • Más allá del inherente efecto multiplicador de una plataforma como Facebook, es curioso como los alumnos tenían la sensación de poder estar creando algo “grande”, que tenga impacto. De hecho, una veintena de alumnos logró impulsar fuertemente su carrera profesional, al menos se fundaron 3 empresas y 2 fueron adquiridas por terceros.
  • Es cierto que muchas de las ideas eran “simples” en una plataforma como Facebook que en aquel momento tenía más de 6.000 apps. Pero comúnmente copiar algo que es exitosos es la forma más rápida y barata de lograr el éxito. Algunos alumnos intentaron desarrollar ideas demasiado revolucionarias y no triunfaron, pero todos apuntan que el aprendizaje de ver compañeros e ideas triunfar hizo que muchos siguieran desarrollando proyectos tras terminarse el curso, como el caso exitoso de Oregon Trail.
  • La no implicación directa de Facebook en el proceso, pero destacar el hecho de que algunos de los ingenieros y miembros del equipo técnico de Facebook asistieron a las clases. El beneficio de Facebook fue evidente.
  • La presentación final de los proyectos en el PARC auditórium atrajo a más de 500 personas. Entre ellas había representantes del sector de capital riesgo. Incluso algunas de las VC adaptaron su estrategia para acercarse y atraer a esta nueva modalidad de “startup en las aulas”. El propio BJ Fogg afirma que la clase ayudó a descubrir lo que actualmente se ha convertido en el procedimiento standard para operar en esta nueva generación de emprendedores y de inversores en Silicon Valley.
  • Este modelo de prototipar ideas en un tiempo record ha sido seguida por otros profesores de Stanford, actuando casi como aceleradoras de startups.

Six Patterns for Persuasion, by G. Michael Weiksner, B.J. Fogg, and Xingxin Li

Al inicio comenté que el objetivo académico del curso no era generar startups, si no ayudar a analizar de forma empírica los motivos y comportamientos de los usuarios de distintas aplicaciones de Facebook. El estudio basado en Grounded Theory se aplicó a las 100 primeras aplicaciones de Facebook con un método general de análisis comparativo y se recogen en el estudio de “Six Patterns for Persuasion in Online Social Networks”. De estos 6 patrones, cuatro son nativos a Facebook (Provocación y contraataque, auto-expresión, desvelar y comparar, o intercambios en grupo), y dos han sido adaptados por la red social (Competicion y Decepción). El análisis realizado apuntaban datos como el mayor número de usuarios y nivel de engagement de las aplicaciones de grupo, mientras que las de competición tienen un nicho mas pequeño y alta fidelización, o las de revelar y comparar tienen el grado de retención mas bajo.

Finalmente, recodar BJ Fogg y su equipo en el Persuasive Technology Lab aun tienen un sueño mas grande… lograr que la innovación y el uso de tecnología persuasiva permita alcanzar la paz en el mundo en el año 2037: Peace Innovation