Os paso el reportaje “Cutting back: Spain hits hard times” publicado por The Wall Street Journal sobre la crisis en España, a la que catalogan como el “Lehman Brothers de Europa”.

Es un reportaje crítico, algo sensacionalista, con viejos estigmas y recursos fáciles, lleno de tópicos y estereotipos (flamenco, toros, fiesta, playa). Pero resulta interesante ver como se nos ve desde fuera y se apuntan algunas de las causas obvias de la crisis en España (como la burbuja inmobiliaria o la falta de innovación). Aun así, a mi entender el tono general del reportaje no me parece acertado, ya que da la imagen de ser un país nada serio y que solo se preocupa por el ocio. En definitiva, un país de pandereta.

Aquest dilluns es va signar l’acord d’agermanament entre les ciutats de Barcelona i San Francisco.

http://www.sfgate.com/cgi-bin/article.cgi?f=/c/a/2010/07/19/BUCD1EGK7B.DTL

Bé, per San Francisco passem a ser la 18ena ciutat de la família.

Esperem que això serveixi per millorar la transferència empresarial, tecnològica, científica, d’inversió i d’I+D entre ambdues ciutats, a mes de permetre un dia d’aquest un vol directe… Espanya es l’únic país de l’Europa occidental que no te cap vol directe amb la costa oest d’els USA.

Los funcionarios en Espana y en EuropaTras leer el articulo “Los funcionarios en España y en Europa” me asusta ver como la cultura de ser “funcionario” está muy arraigada en la población, siendo un objetivo de vida. Esto está matando la inquietud y las ganas de mejorar de gran parte de nuestros jóvenes, al tiempo que genera una gran cantera de futuros funcionarios.

Según el barómetro realizado el año pasado por la cátedra ATA de Trabajo Autónomo de la Universidad de Cádiz, más de la mitad de los universitarios quiere ser funcionario cuando acabe la carrera, y con un % aun mayor entre la población

Por qué? Buen sueldo, buenos horarios y buena seguridad laboral.

El problema durará al menos hasta que no se apliquen sistemas más meritocráticos y criterios más propios de la empresa privada como son: niveles de productividad y de satisfacción del cliente, valoración de competencias junto con el desarrollo de carreras y habilidades.

Otro dato preocupante del estudio es que 4 de cada 5 encuestados no tiene la mínima idea de que pasos seguir para ser “autónomo” o “emprendedor”.

Hola,

Como es habitual en los últimos años, la semana pasada la Cambra de Comerç de Barcelona junto con Barcelona Activa llevo a cabo su tradicional “Pont Tecnològic”.

Para los que no sabéis que es, comentaros que se trata de una expedición de carácter “comercial” donde un grupo de empresas pymes, startups y emprendedores en su mayoría de carácter tecnológico visitan Silicon Valley. Las expediciones suelen consistir en una serie de visitas en grupo a centros de interés como Plug&Play, Google, Yahoo, facebook, SRI, etc. así como encuentros con emprendedores españoles en Silicon Valley y atender algún evento del sector. Ello se complementa con una agenda de visitas personalizadas (un promedio de 3-4 por empresa) para reunirse con empresas y personas de interés (partners, inversores, consultores, e incluso competidores) en Silicon Valley.  La fórmula pretende, por tanto, ofrecer una visión global de empresas e historias exitosas, así como establecer primeros contactos y lazos con potenciales empresas con vistas a generar oportunidades de negocio. Con ya varios años de experiencia y cierto éxito, el “Pont Tecnològic” ha sido reproducido por otras instituciones como PromoMadrid, la ACEMD o el ICEX.

TV3 ha emitido en el programa “Valor Afegit” un video resumen del último Puente Tecnológico. Lo podéis ver en català en: http://www.tv3.cat/videos/2900750

Expediciones comerciales a Bay Area

(abro paréntesis)

En breve, el programa “Informe Semanal” también emitirá otro centrado en la expedición liderada por el ICEX, Barrabés y Fundación Banesto, y que coincidió en el tiempo y en el espacio con el “Pont Tecnològic” de la Cambra.

(cierro paréntesis)

A raíz de este video y las +/-50 empresas españolas (20 de la Cambra + 30 del ICEX) que han estado estos días por aquí de visita, quería reflexionar si es mejor promover la cantidad de empresas que toman parte en las expediciones que no la calidad de las mismas. El éxito sería aumentar ambas, calidad y cantidad, pero hoy en día parece complicado. Con mi experiencia colaborando en la preparación de algunas de estas expediciones, estas son mis conclusiones:

  • El 50% de las empresas creen que únicamente con venir es casi condición suficiente, que ya están en disposición para atacar el mercado US y ser parte de la historia, pero suelen presentar deficiencias importantes, como: falta de paquetización del producto o incluso sin una demo, estrategia indefinida, bajo nivel de inglés, baja experiencia internacional, mentalidad de gestión local,… Estas empresas suelen volver a España muy decepcionadas, sin opcion a cristalizar su sueño americano, y sus contactos empresariales en el valle han mostrado poco interés en su “propuesta” de valor.
  • El 35% vienen directamente con la ilusión de ver, escuchar, fotografiar, darse una vuelta, visitar Google, facebook y comprarse iPads (en la última visita el promedio de compra de iPads fue de más de una por cabeza). Principalmente su objetivo es  “inspirarse” en el espíritu emprendedor de Bay Area. De ellas algunas suelen repetir visita en años posteriores con expectativas más definidas.
  • Finalmente, el 15% vienen con las ideas claras, habiendo trabajado mucho en la preparación previa de la visita, con un producto definido, demostrable, en inglés, con un mensaje conciso y directo. Ellas suelen obtener mayor tracción y una fuerte base para un futuro éxito comercial. Realmente estas salen satisfechas, y suelen ser conscientes que eso es sólo el primer paso (necesario pero no suficiente). En el video tenemos el caso de Jaume Portell, CEO de la empresa BeaBlo.

La cantidad por encima de la calidad suele significar un incremento en el ratio de desilusiones. Es imposible que todos los participantes estén contentos, cierto, pero la mitad de los participantes puede llegar a sentirse muy decepcionado. Tristemente apenas el 15% de las que vienen muestran disponer de los ingredientes para el éxito*. Y con mucho esfuerzo algunas de ellas terminan instalándose y triunfando (quizá el 5%?).

Algunos de los organizadores de estas iniciativas pretenden traer 150 empresas en distintas expediciones institucionales en el 2010. Eso me parece muy positivo, pero lamentablemente proclaman que un 20%!!! de las empresas que vienen en estos viajes se instalará aquí. Ojala fuera cierto, pero por desgracia opino que esta afirmación es totalmente falsa. Es HUMO. Estas expectativas ayudarán a vender más expediciones, pero generarán más decepciones. ¿Se van a instalar más de 30 nuevas empresas españolas de tecnología en Silicon Valley en los próximos meses? ¿Vamos a triplicar en un año el número de empresas españolas que actualmente hay aquí? La respuesta es NO

Mis dudas son:

  • ¿Preferimos cantidad o calidad?
  • ¿Es mejor exponer el mayor número posible de empresas y emprendedores a la realidad de Silicon Valley, o focalizarse en pocas, con mayor probabilidad de éxito, y que en el futuro sean ejemplos a seguir y generadoras de alto valor?
  • ¿Se puede incrementar la calidad en el origen? ¿Cómo mejorar la preparación antes de emprender el viaje?
  • ¿Cómo gestionar las expectativas y disminuir los desencantos? ¿Expectativas más coherentes disminuirían la cantidad de empresas que vendrían?
  • ¿Un viaje subvencionado ya es motivo para viajar a San Francisco, visitar el Googleplex y de paso arrasar en la tienda Apple?
  • O peor aún, ¿Está la empresa española (startup/pyme) preparada para atacar al mercado global?… Bueno, esto daría pie a otro gran debate

Soy un firme partidario de este tipo de expediciones! En ningún caso quiero criticar a las instituciones que cada año se esfuerzan en organizar estas actividades, y que difícilmente pueden limitar o cribar el número (son organismos públicos). Además, sin duda ofrecen facilidades y recursos a las pymes y son un estimulo y un empuje para algunas de las empresas que vienen. El caso de éxito de Roger Casals (PasswordBank) o de Nina Alastruey (TheChanner) entre otros son muy representativos y justificarían estas iniciativas. Ni tampoco pretendo desacreditar a los emprendedores españoles (Dios me libre!!) ya que creo firmemente que existe innovación tecnológica de altísima calidad en España, y la clave es ponerla a jugar en la primera liga mundial, que es Silicon Valley. Sólo quería compartir estas reflexiones y las dudas que me generan.

Si  alguno de vosotros habéis tenido experiencia atendiendo alguna expedición, por favor, me gustaría conocer vuestra opinión.

Gracias!

* Otro día intentaré resumir los que en mi opinión son los ingredientes necesarios para poder tener éxito.

El ansia recaudatoria de la SGAE parece no tener fin. Si hace unos días el Sr. Alierta (con la benevolencia del ministro Miguel Sebastián) decía que los buscadores de internet debían pagar una cuota por el uso de las redes de telecomunicaciones, en cuestión de horas la SGAE vio negocio en los operadores y rápidamente anuncio que lo más “lógico es que Telefónica cobre de Google y nos pague a nosotros“.

En cuanto a CreativeCommons, para un rápido ejemplo de cómo funciona este modelo de licencia, evitando intermediarios y facilitando al autor definir el grado de uso que permite de su obra a terceras personas.