Paseando por el soleado campus universitario de Carnegie Mellon (PA), el profesor Thomas Emerson me explicó de forma sencilla porque US es más emprendedor que Europa… y para ello me preguntó una fácil cuestión: Sergi, sabes quién descubrió América?

Era octubre del 2005 y tuve la oportunidad de reunirme y ser invitado a compartir una sesión con el profesor Thomas Emerson, uno de los responsable de Donald H. Jones Center for Entrepreneurship de Tepper School of Business. Cabe señalar que Carnegie Mellon es uno de los principales centros de innovación tecnológica y de emprendedores (junto con Bay Area, MIT y Austin), con un profesorado de primer nivel mundial (actualmente hay 6 premios nobeles) y el área de Pittsburg ha estado recibiendo una importante inversión del gobierno dirigida a la creación de nuevas empresas.

De toda la conversación con Profesor Emerson, quisiera compartir contigo una reflexión, que según él, explicaría porque US está tomando ventaja en temas de desarrollos tecnológicos, y en particular, en el campo de la genética y la biotecnología. El diálogo, más o menos, fue como sigue:

Prof. Emerson: Sergi, tu sabes quien descubrió América?

Sergi: Ummm, Cristóbal Colón, diría

Prof. Emerson: No exactamente. Fueron los vikingos, que llegaron al este de Canadá unos tres siglos antes que la expedición de Colón (o Columbus, como diría él). A pesar de poseer una tecnología similar,… sabes por qué llegaron ellos antes, mientras que los españoles tardaron varios siglos en cruzar el Atlántico?

Sergi: No sabría decirle… quizá por proximidad geográfica tras descubrir Islandia y posteriormente Groenlandia, no?

Prof. Emerson: No, mi querido Sergi… ellos llegaron antes porque no tenían miedo! Los españoles, portugueses e italianos seguían las directrices de la Iglesia, creían en las leyendas que describían como al final del horizonte el mundo se precipitaba en un abismo sin fin o escuchaban constantes historias de marineros que relataban la aparición de criaturas monstruosas que destrozarían los barcos. Los vikingos, por su parte, únicamente pensaban en avanzar, quizá protegidos por sus propios dioses de la naturaleza, pero sin ningún prejuicio. Seguir el sol para descubrir donde se pone, tal vez en búsqueda de sus divinidades.

Sergi: Pero “oficialmente” es reconocido Cristóbal Colón como el descubridor, al menos así se considera en la mayoría de enseñanzas y libros occidentales.

Prof. Emerson: Eso es cierto, Cristóbal Colón dispuso de un mayor poder que le situó como “el descubridor”, dado el interés de los reinos de la época por conquistar nuevos territorios. Pero mi reflexión tiene como objetivo reflejarte lo que está sucediendo actualmente en la carrera entre Europa y US por liderar en el campo de la biomedicina y de la genética. Ambos, Europa y US disponemos de la misma tecnología y de profesionales altamente preparados. Pero… la diferencia reside en el miedo. Europa está excesivamente preocupada de los temas éticos, de prejuicios, de miedos que les atan de pies y manos. Prefierís antes definir un marco de actuación moralista, con fuerte base humanista, que no evolucionar. Mientras que en US preferimos ser “vikingos”, avanzar y desarrollar, y posteriormente ya tendremos tiempo para regular. Y es precisamente esta diferencia de visión la razón por la cual ahora (los americanos) estamos por delante de vosotros (los europeos).

Bien es cierto que el mercado US muestra un grado importante de desregulación en varios campos de desarrollo, y un poder descentralizado que permite un goteo constante de innovaciones, aun con el riesgo de poder generar contradicciones y desajustes. Pero es también acertado afirmar que el exceso de regulación que muchos mercados del viejo continente presentan puede ser un importante freno al desarrollo. Entiendo que es un debate de dos tipos de forma de ver la vida, e incluso un debate de fondo ético, y cada visión tiene sus ventajas y desventajas. No entraré en esta discusión (por ahora) y mi intención es únicamente compartir contigo esta reflexión que desde hace aquel otoño del 2005 me viene acompañando.