Hola,

El pasado lunes 11 de Octubre  la Fundación Gates anunció que ofrecerá 20 millones de dólares, principalmente bajo la fórmula de becas, para mejorar el sistema educativo, basándose en un mejor uso de la tecnología. Este iniciativa se ejecutará a través del programa Next Generation Learning Challenge que contempla desde el desarrollo de sistemas de enseñanza mixtos (online y presencial), material didáctico gratuito (similar alOpenCoursware del MIT), así como nuevos modelos de enseñanza (como el programa “The School of One” hasta sistemas analíticos para monitorizar el desempeño de cada alumno y sus competencias.

Es difícil separar esta noticia con el inminente estreno de la película “Waiting for Superman”. Dirigida por  Davis Guggenheim (director de “An Inconvenient Truth“), el film muestra los graves problemas estructurales del sistema educativo público norteamericano, con unas alarmantes cifras de fracaso escolar y un discutido sistema clasista que dificulta a los grupos con menos recursos y a las minorías poder acceder a educación de alto nivel.

Interesante apuntar que Bill Gates aparece en dicha película para intentar reforzar el mensaje y ayudar a que realmente este problema sea contemplado en la agenda política de los USA. En este sentido cabe recordar que la administración Obama tiene previsto destinar para la educación una cuarta parte del “Recovery Act” total, entre 120 y 140 billones de dólares. Parece una importante apuesta, y merece ser reconocido como tal. Sin embargo, la envergadura del reto (requerirá un cambio generacional?) y los retrasos y recortes en la aplicación del “stimulus check” hacen crecer las criticas y aumentar las dudas de su aplicación real.

Mientras, seguimos esperando a Superman.

Anuncios

Os paso el reportaje “Cutting back: Spain hits hard times” publicado por The Wall Street Journal sobre la crisis en España, a la que catalogan como el “Lehman Brothers de Europa”.

Es un reportaje crítico, algo sensacionalista, con viejos estigmas y recursos fáciles, lleno de tópicos y estereotipos (flamenco, toros, fiesta, playa). Pero resulta interesante ver como se nos ve desde fuera y se apuntan algunas de las causas obvias de la crisis en España (como la burbuja inmobiliaria o la falta de innovación). Aun así, a mi entender el tono general del reportaje no me parece acertado, ya que da la imagen de ser un país nada serio y que solo se preocupa por el ocio. En definitiva, un país de pandereta.

Hace poco participé en una interesante discusión sobre el nivel de pobreza en el país, supuestamente, más rico del mundo. Partiendo de la noticias que 44 millones de pobres representa “cerca del 14% de la población. Lo peor de todo es que este último año, debido a la “crisis”, el aumento de los pobres ha sido de 4 millones”, y en base a datos puros y duros, “se consideran pobres a efectos de cálculo, los que tienen una renta inferior a la mitad de la media del país. La renta media de USA es de 38.000 dólares y por tanto esos pobres puede que tengan una renta de 19.000 dólares que es superior a la renta de Arabia Saudita o Israel”, algunos de los participantes en la conversación apuntaban que “a muchos considerados ricos en Asia o África, les encantaría ser “pobres” en los Estados Unidos,… pero viviendo en sus respectivos países”, aunque otros acertadamente apuntaban que “si toda la población del planeta siguiese hoy en día la “american way of life” necesitaríamos, como mínimo, cinco planetas”, recalcando la insostenibilidad de dicho modelo altamente consumista.

Homeless in San FranciscoSin duda, todos aquellos que alguna vez habéis podido pasear por las calles de San Francisco habréis notado una alta presencia de vagabundos (“homeless”). Creo recordar alguna estadística que apuntaba que San Francisco era la ciudad norteamericana con más vagabundos per cápita (unos 20.000 para menos de 800.000 habitantes), aunque otros estudios la situan en la séptima posición. Ello equivaldría a un ~ 2.5% de la población, muy por debajo del 14% referido anteriormente como porcentaje de pobres en US, englobando personas dentro del umbral de pobreza (<$19.000) pero sin necesidad de ser “sin techo”. Cabe recordar que California también ha sido y sigue siendo considerada la tierra de las oportunidades. Para muchos “sin techo” California es su destino preferido. Factores como el clima (es más soportable pasar la noche al raso en San Francisco que en Chicago), la cobertura médica y social (en la ciudad hay casi una cuarentena de sitios que reparten comida gratuita caliente 3 veces al día), la permisibilidad con la compra y consumo de drogas (la marihuana es legal para uso terapéutico), y la poca agresividad de la policía de San Francisco, hacen que para muchos homeless su vida sea menos dura en el oeste.

Tras escuchar las distintas aportaciones, recordé una comparativa de los niveles de riqueza/pobreza en distintos países basado en un estudio muy ilustrativo de sobre la cesta semanal de la compra familiar en distintos lugares del mundo.

Creo que es una forma bastante más directa para poder afirmar si alguien es pobre y apenas tiene el dinero suficiente para comer.

Más allá de la comparativa en la diferencia de presupuesto (de los $500 que gasta la familia Bargteheide en Alemania, a los $1.23 de la familia Aboubakar en el Chad), es interesante ver la composición tan distinta del menú en cada región del mundo.

Recuerdo que al brindar en fin de año siempre nos deseamos salud antes que dinero, pero parece que ese es ahora el gran problema de Obama:

http://www.nytimes.com/2010/03/09/opinion/09herbert.html?sudsredirect=true

Salud o dinero?